Que ver en La Habana en 2 días

La pregunta del millón. ¿Es posible conocer La Habana en sólo dos días? Y la respuesta lamentablemente es no. La Habana tiene tantísimo que ofrecer, tanta historia a sus espaldas, tantos rincones por descubrir que sería imposible conocerla en tan poco tiempo. Pero no te preocupes porque a continuación te voy a explicar como exprimir al máximo tus dos días para que conozcas los puntos más interesantes de esta ciudad tan especial.

La ciudad de San Cristobal de La Habana es la capital de Cuba, así como su su centro político, económico, social y cultural. Fue fundada por los españoles a comienzos del siglo XVI y su ubicación estratégica la convirtió en una de las principales ciudades del Caribe y de toda América Latina así como un punto importante en las rutas entre España y el Nuevo Mundo. Es por esto que hoy día La Habana cuenta con un importantísimo patrimonio histórico y cultural. De hecho, La Habana Vieja y sus fortificaciones fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1982.

En el primer contacto con La Habana te das cuenta de que todo lo que habías leído sobre ella es totalmente cierto, incluso se queda corto. De repente te parece haber retrocedido en el tiempo a mediados del siglo pasado. No paras de ver coches americanos de antes de la Revolución que parece increíble que sigan andando, tiendas con letreros de los años cincuenta, carteles con mensajes revolucionarios…, en fin, otro mundo.

la habana 1
Panadería en La Habana
la habana 3
Cartel con propaganda revolucionaria
la habana 2
Calle en La Habana

Nosotros aterrizamos puntualmente en el aeropuerto de La Habana a las 15:30 y una vez pasados todos los trámites sin problemas nos desplazamos en taxi a la zona de Miramar (30 CUCs negociados previamente) donde teníamos que recoger nuestro coche de alquiler. Una vez recogido el coche, nos desplazamos a nuestro alojamiento para las próximas tres noches, un apartamento para nosotros solos llamado apartamento Aguacate situado en la Calle Aguacate una zona perfecta justo enfrente del museo de la Revolución y a menos de 5 minutos andando del corazón de la Habana Vieja. El apartamento en sí no es nada del otro mundo, normalito, pero por la ubicación merece la pena. Nos salió por 40€ la noche.

Entre unas cosas y otras se nos hizo la hora de cenar y fuimos a buscar un sitio para tomar algo cerca del apartamento. Apenas llevamos unas pocas horas en La Habana y llega la primera anécdota del viaje: vamos caminando por la calle y de repente se nos pega un hombre y viendo que eramos españoles nos empieza a contar que era boxeador y que ganó una medalla de plata en los juegos de Barcelona, donde perdió la final con un americano. Yo no me podía reir más, me divertí mucho escuchando al hombre contándonos la historia porque además ya había leido por Internet que este truco era muy habitual para entrarles a los turistas españoles. Básicamente lo que el hombre quería era llevarnos a un restaurante donde le darían su comisión.

Una vez nos quitamos al hombre de en medio con una sonrisa, acabamos cenando en el Van Van en la calle San Juan de Dios. Un restaurante totalmente recomendable donde sirven comida típica cubana muy bien de precio. Aquí tomamos la mejor ropavieja de todo el viaje, espectacular. Además había un grupo tocando música en directo y estaba todo el local super animado.

Tras esta pequeña toma de contacto, a la cama temprano que nos quedan dos intensos días por delante para descubrir la ciudad.

Día  1:

El cambio horario hace estragos en nosotros y antes de las 6 ya estamos los tres con los ojos como platos. A las 7 de la mañana ya estamos en la calle.

Cogemos el coche y comenzamos nuestra ruta yendo a la Plaza de la Revolución. La Plaza de la Revolución es enorme, se dice que puede acoger hasta un millón de personas y tiene una gran importancia en la historia reciente de Cuba, ya que ha sido el lugar elegido durante muchos años por Fidel Castro para dar sus míticos y maratonianos discursos.

Son famosas las imágenes del Ché Guevara y de Camilo Cienfuegos, dos de los principales líderes de la revolución, que se encuentran situadas en la fachada de dos edificios del gobierno.

En la misma plaza también se encuentra un monumento a José Martí, que fue un político y poeta cuyo papel fue clave en la Guerra de Independencia de Cuba que desembocó en la independencia de Cuba de España en 1898. El monumento tiene un pequeño museo en la planta baja y también se puede subir a un mirador, pero nosotros lo pillamos todo cerrado por la hora que era.

Por si a alguien le interesa el horario es de 9:30 a 17:00 y la entrada vale 5 CUCs.

la habana 4.JPG
Vista de la Plaza de la Revolución desde el lugar aproximado donde Fidel se dirigía al pueblo cubano

A continuación, cogimos de nuevo el coche y nos dirigimos al barrio de Vedado. Aparcamos el coche cerca de La Rampa, que es la zona de la calle 23 que desemboca al Malecón. Vedado es el principal barrio residencial de la ciudad y concretamente la zona de la Rampa es de las más animadas, con gran cantidad de hoteles, restaurantes, tiendas, mercados, cines, etc. En esta calle hay un mercado de artesanía bastante chulo en la parte derecha según se baja hacia el Malecón, merece la pena dar una vuelta.

Paseando por Vedado llegamos al Parque del Quijote, donde hay una curiosa estatua del Quijote desnudo.

la habana 6
Estatua del Quijote

A continuación llegamos a la Universidad de La Habana, que es una de las instituciones educativas más antiguas de América, de comienzos del siglo XVIII. Al final de la escalinata que da acceso a la Universidad se encuentra la escultura del Alma Mater, que tiene una curiosidad, y es que se dice que el escultor tomó como modelo una chica joven para la cara y una anciana para el cuerpo. Habrá que creerselo…

la habana 7
Escalinata de la Universidad de La Habana

Justo enfrente de las escalinatas hay un pequeño parque donde comienza la Calle San Lázaro, una de las calles históricas de la Habana donde es muy recomendable dar un paseo para observar el día a día de los habaneros. En este parque se encuentra el Memorial Julio Antonio Mella, que fue un líder estudiantil que fundó el primer Partido Comunista Cubano.

Aquí llega la segunda anécdota del viaje. Estábamos echando algunas fotos en la zona de la Universidad cuando nos aborda una pareja que dicen ser profesores (evidentemente no lo eran). Nos empiezan a dar palique y a contarnos historias sobre la Revolución y sobre su vida y la vida en Cuba en general, estuvo interesante. Nos ofrecen enseñarnos el bar donde supuestamente se reunía Fidel Castro en su época de estudiante con otros estudiantes para conspirar contra el régimen y en donde se fue gestando la Revolución Cubana. No es que nos fiáramos mucho pero nos picó la curiosidad y bueno, ahí que fuimos. Nos continuaron contando sus historias, algunas serían verdad y otras no tanto pero aun así estuvo interesante hablar un poco de política, de Cuba y de la Revolución con unos cubanos. Al final les invitamos a unas bebidas que era básicamente lo que iban buscando para repartirse seguramente una comisión con los del bar. Hay que tener muy claro que cualquiera que se te acerque en la calle por las buenas va a intentar sacarte el dinero, pero bueno, a veces merece la pena y tu también puedes sacar algo a cambio…

Tras esta experiencia continuamos bajando la calle San Lázaro y llegamos al curioso Callejón de Hammel. Es una calle que fue decorada por un artista cubano basándose en la cultura afrocubana y utilizando básicamente materiales de deshecho como tuberías, bañeras, etc…

la habana 11
Callejón de Hammel

Callejeando finalmente salimos al Malecón. El Malecón es una avenida que recorre durante más de 6 kilómetros toda la costa de la ciudad, desde el Castillo de San Salvador de la Punta en uno de los extremos de la bahía de La Habana, cerca de La Habana Vieja, hasta la desembocadura del río Almendares. Sin duda el Malecón es uno de los lugares más conocidos y fotografiados de La Habana. Hoy solo vamos a recorrer una pequeña parte del Malecón, la que se encuentra cerca de la zona de Vedado.

la habana 14-1
La Habana Vieja desde el Malecón
la habana 15-1
Coche antiguo circulando por el Malecón

Vamos caminando por el Malecón dirección hacia el río Almendares y llegamos de nuevo a la altura de La Rampa, donde nos encontramos con el Hotel Nacional, que es quizá el mejor hotel y el más histórico de la ciudad. En la primera mitad del siglo XX era donde se alojaban las personalidades que visitaban La Habana (actores, cantantes, políticos…)

la habana 16
Hotel Nacional desde el Malecón

Más adelante haremos una visita al Hotel, pero de momento vamos a continuar paseando por el Malecón. Llegamos al Monumento a las víctimas del Maine. El Maine era un buque americano que explotó cuando estaba atracado en el puerto de La Habana en el año 1898, en un momento en el cual españoles y americanos se estaban disputando la isla de Cuba. Este hecho desencadenó la guerra que acabó en la pérdida de Cuba por parte de España y el comienzo de una época en la que Cuba estuvo bajo el control de Estados Unidos y que duró hasta la Revolución. Nunca se demostró que los españoles atentaran contra ese barco, de hecho se dice que fueron los propios americanos los que lo explotaron para tener excusa para comenzar la guerra, cada uno que saque sus conclusiones…

Finalmente, llegamos a la embajada de Estados Unidos, un lugar que no tiene desperdicio. Hay varias cosas que llaman la atención: en primer lugar los cubanos les han plantado delante una plaza con más de 100 banderas, aunque actualmente solo están los mástiles. Se dice que las pusieron ahí para tapar lo máximo posible la visibilidad del edificio americano.

Bajo las banderas hay un recado de los cubanos a los americanos. Dice así: Sirva este monte de banderas como respuesta del pueblo de Cuba a la torpe soberbia del gobierno de los Estados Unidos; 138 banderas cubanas ondearán dignas frente a los ojos del imperio para recordarle desde hoy cada uno de los años de lucha del pueblo cubano, cuando nuestros padres fundadores dieron el grito de independencia en 1868. Como entonces, ante la sombra luminosa de este gran monte de banderas, continuamos peleando como hombres y mujeres libres.

Por si fuera poco, justo al lado del monte de banderas han colocado un auditorio al aire libre donde se dan todo tipo de conciertos. Evidentemente se dice que lo pusieron ahí y no en cualquier otro lugar para molestar lo máximo posible el descanso de la gente que vive en la embajada. En el auditorio también han dejado una dedicatoria para los americanos.

la habana 18
Monte de banderas ante la embajada de Estados Unidos
la habana 20
Auditorio frente a la embajada de Estados Unidos

Decidimos deshacer nuestros pasos y volver a la zona de la Rampa. Aprovechamos que ya es mediodía y empieza a hacer bastante calor  para echar un vistazo por dentro al Hotel Nacional. Es recomendable visitar el hotel por dos motivos: en primer lugar tiene una terraza super chula desde donde se puede tomar algo fresquito con unas vistas guapísimas de La Habana y el Malecón. Los precios no son baratos para ser Cuba pero tampoco excesivos (tres CUCs la cerveza y cinco los cócteles). En segundo lugar, disponen de un pequeño Salón de la Fama donde hay fotos y recuerdos de las diferentes personalidades que han ido pasando por el hotel.

la habana 21
Vista de La Habana desde el Hotel Nacional
la habana 22
Fotografía de Zapatero y Paco Leon
la habana 23
Salón de la fama en el Hotel Nacional

Vamos subiendo poco a poco por La Rampa perdiéndonos por las calles colindantes para echar algunas fotos.

la habana 27
Autobus en Vedado
la habana 26
Calle residencial en Vedado
la habana 25
Pintada en Vedado
la habana 24
Buick restaurado
la habana 13
Calle cerca de San Lázaro

Pasamos por la Heladería Coppelia, la más famosa de Cuba sobre todo porque aparece en la película Fresa y Chocolate. Nosotros no tomamos nada, pero hay que tener cuidado ya que hay un vigilante en la puerta que si te ve turista te hace pasar por otra cola donde te cobran a precio guiri, aunque es cierto que te ahorras la cola donde están los cubanos que suele ser grande. Ya cada cual que decida…

También pasamos por la Avenida de los Presidentes, en la que se encuentran un montón de monumentos dedicados a diferentes presidentes de América.

Ya llega la hora de comer y además hace un calor importante, con lo que damos por finalizada nuestra visita a esta zona de La Habana y cogemos nuestro coche para volver al centro.

Este es un mapa de la ruta realizada esta mañana.

mapa_vedado

Almorzamos en un restaurante cerca del apartamento, la Trattoria 5 esquinas en la Calle Habana. El sitio no está mal, un italiano bastante aceptable con precios europeos.

Tras recargar las pilas nos vamos directos al Museo de la Revolución. El museo se encuentra ubicado en lo que era el antiguo Palacio Presidencial. En él se narra toda la historia de la Revolución cubana, desde los años previos, su triunfo en 1959 y los años posteriores a la misma, lógicamente, desde el punto de vista del régimen actual. En mi opinión es una visita imprescindible para comprender la historia reciente de Cuba.

En algunos muros del edificio aún se pueden ver orificios de bala producidos en un asalto de los revolucionarios al Palacio en 1957 con el objetivo de matar al dictador Batista. El ataque fracasó y todos los asaltantes fueron asesinados.

Además, justo enfrente de la puerta de acceso al Museo podemos ver un fragmento de la antigua muralla que rodeaba la ciudad.

La entrada al museo cuesta 4 CUCs y abre ininterrumpidamente de 10 a 17.

la habana 29
Fachada del Museo de la Revolución
la habana 30
Interior del museo
la habana 31
Cartel conmemorativo del triunfo de la Revolución
la habana 33
Material usado por los revolucionarios
la habana 34
Despacho usado por el derrocado Fulgencio Batista
la habana 36-1
Agujeros de bala en un patio interior del Museo
la habana 37
Rincón de los cretinos, mural donde se caricaturiza a Batista y a los expresidentes americanos Reagan y Bush padre e hijo

Desde el Museo de la Revolución se accede al Memorial Granma, una especie de museo al aire libre donde se exponen diferentes vehículos de guerra usados durante la Revolución, así como el yate Granma, que fue usado por Fidel Castro en 1956 para regresar a Cuba desde México donde estaba exiliado. Si no has entrado al Museo de la Revolución, este museo se puede ver también desde la calle sin necesidad de pagar entrada.

Para finalizar el día volvemos a coger el coche y nos dirigimos al otro lado de la bahía para visitar las fortalezas que allí se encuentran. Hay que decir que a lo largo de los años, y debido a los numerosos ataques que fue sufriendo la ciudad, se construyeron un total de cuatro fortalezas para su defensa, dos de las cuales se encuentran al este de la bahía, el lado opuesto a donde se encuentra la ciudad. A esta zona se accede por un túnel construido por debajo del mar.

En primer lugar visitamos el Castillo de Los Tres Reyes del Morro. Este castillo era la principal defensa de la ciudad hasta que fue tomada por los ingleses en 1762. Actualmente se puede visitar pero nosotros no lo hicimos ya que no era muy recomendado y ya íbamos justos de tiempo. Lo más chulo son las vistas que hay de la ciudad, especialmente al atardecer.

A pocos metros se encuentra la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña que fue construida bajo el reinado de Carlos III para reforzar la defensa de la ciudad tras recuperarla después de haber sido  tomada por los ingleses. Es considerada la fortaleza más grande construida por el imperio español en América y la verdad es que es impresionante. Tal es su tamaño que se dice que Carlos III cuando se enteró de lo que había costado su construcción al Reino, pidió un catalejo y se asomó a la ventana, diciendo que por ese precio se debería ver desde Madrid.

Esta visita es recomendable, ya que se pueden visitar las distintas zonas que componían la inmensa fortaleza y además algunas salas acogen pequeños museos de diferentes temáticas como las armas. Además, si se visita de noche se puede asistir a la ceremonia del cañonazo en la que actores vestidos como soldados de la época colonial representan como mediante un disparo de cañón se anunciaba el cierre de las puertas de la muralla por la noche. Es un poco turistada, pero al fin y al cabo curioso de ver.

El horario de la fortaleza es de 8:00 a 23:00 y la ceremonia del cañonazo es a las 21:00. El precio de la entrada es de 6 CUCs si se visita de día y 8 CUCs si se visita de noche e incluye una consumición en una taberna que hay dentro de la fortaleza. Además, si se paga un CUC extra se puede acceder a la terraza de uno de los edificios para poder ver mejor la ceremonia del cañonazo, cosa que nosotros hicimos y recomendamos, ya que abajo hay bastante gente y parece complicado poder ver nada.

la habana 39
Atardecer en Vedado desde Los Tres Reyes del Morro
la habana 40
La Habana desde Los Tres Reyes del Morro
la habana 41
Barracas en San Carlos de la Cabaña
la habana 42
Momento de la ceremonia del cañonazo

Este es el recorrido que hemos hecho esta tarde.

mapa_tarde_la_habana.png

Volvemos al centro para cenar en el Lamparilla Tapas & Cervezas en la Calle Lamparilla, un sitio genial con tapas muy elaboradas y precios europeos. Tras la cena a dormir, que aun queda el plato fuerte: La Habana Vieja.

Día 2:

Hoy volvemos a madrugar bastante porque queremos aprovechar al máximo nuestro último día en La Habana. Haremos un recorrido por Centro Habana y La Habana Vieja.

Comenzamos el paseo bajando desde nuestro apartamento hacia el Malecón pasando por la embajada española que es la única sede diplomática que se encuentra en la Habana Vieja. Está ubicada en un impresionante edificio de comienzos del siglo XX.

Justo enfrente se encuentra el Castillo de San Salvador de la Punta, donde comienza el Malecón. Este castillo servía de complemento a los Tres Reyes del Morro como defensa de la ciudad y por las noches se tiraba una cadena entre ambos para impedir que entraran embarcaciones en la bahía. Se puede pasear libremente por toda la estructura del castillo.

la habana 44
Los Tres Reyes del Morro desde San Salvador de la Punta

Continuamos dando un paseo por el Malecón echando algunas fotos y a la altura del parque Maceo nos ponemos a callejear de vuelta hacia La Habana Vieja.

la habana 35.JPG
Olas rompiendo contra el Malecón

Comenzamos nuestra visita a la Habana Vieja por la Catedral ubicada en la plaza del mismo nombre. En esta Catedral del siglo XVIII se dice estuvieron unos años los restos de Cristobal Colón antes de ser trasladados a Sevilla. Otra curiosidad es que uno de los campanarios de la Catedral es claramente más estrecho que el otro. Esto es debido a que el lugar donde iba a ser originariamente construida la Catedral no era este sino la Plaza de Armas. Una vez comenzaron a construirla en la nueva ubicación se dieron cuenta de que con las medidas originales taponarían una de las calles laterales, con lo que tuvieron que hacer la torre más estrecha.

El horario de acceso es de 9:00 a 17:00 y la entrada es libre, aunque por 1 CUC se puede subir al campanario desde donde se obtienen buenas vistas. Eso sí, las escaleras de acceso no están en muy buenas condiciones.

Otros de los lugares destacados que se pueden ver en la plaza son el Callejón del Chorro, desde donde llegaba el agua que abastecía a la ciudad o las Casas del Conde Lombillo y del Conde Bayona, típicas casas coloniales que actualmente acogen diferentes museos a los que se puede echar un vistazo si se tiene algo más de tiempo.

la habana 45
Catedral de La Habana

Continuamos hacia la Plaza de Armas que es la más antigua de La Habana y alrededor de la cual se encuentran algunos de los lugares más importantes de la historia de la ciudad.

la habana 48
Plaza de armas desde el Castillo de la Real Fuerza

En la parte de la plaza que da al mar, se encuentra el Castillo de la Real Fuerza que es la fortaleza más antigua de la ciudad (siglo XVI). Este castillo fue la residencia oficial de los gobernadores españoles de Cuba durante casi dos siglos. En la torre más alta del castillo se encuentra uno de los símbolos de La Habana, La Giraldilla, una veleta con forma de mujer que representa a Doña Inés de Bobadilla, al única mujer que fue gobernadora de Cuba sustituyendo a su marido Hernando de Soto cuando este se marchó a consquistar Florida, ya que se dice que subía todos los días a la torre a esperar su llegada, cosa que nunca ocurrió.

La visita es recomendable sobre todo por la gran vista que se tiene desde la parte alta de las fortalezas del otro lado de la bahía. Además, en sus salas contiene pequeños museos.

El horario es de 9:00 a 18:30 y el precio de la entrada son 3 CUCs.

Al lado del castillo se encuentra el Templete que es un monumento que recuerda el lugar donde se fundó la ciudad, ya que ahí se celebró la primera misa y se constituyó el primer cabildo. Junto al templete hay una ceiba como la que había originalmente en el lugar, y se dice que si le das tres vueltas tocándola con la mano izquierda se te concederán tres deseos.

El otro gran punto de interés es el Palacio de los Capitanes Generales, un edificio impresionante del siglo XVIII que a lo largo de los años ha cumplido diferentes funciones, desde sede del gobierno colonial, Palacio Presidencial o Ayuntamiento de La Habana. Actualmente acoge el Museo de la Ciudad, una visita interesante.

Abre de 9:30 a 18:00 y el precio son 4 CUCs.

la habana 49
Templete
la habana 47
La Giraldilla
la habana 51
Patio interior del Palacio de los Capitanes Generales
la habana 50
Palacio de los Capitanes Generales
la habana 46
Castillo de la Real Fuerza

Las calles que rodean esta zona son peatonales, empedradas y muy bonitas. Hay un gran ambiente con gente tocando en la calle, grupos vestidos con trajes típicos cantando o bailando, puestos de comida, tiendas de artesanía y un montón lugares y edificios que llaman la atención. Algunas de las calles por donde es recomendable perderse un buen rato son Obispo, Obrapía o Mercaderes. Como curiosidad, en Mercaderes con Obrapía se encuentra la estatua de Simón Bolívar, un regalo de Hugo Chavez a La Habana e idéntica a una que se encuentra en Caracas.

la habana 53
Música cubana en la Calle Obispo

Callejeando acabamos saliendo a la Plaza Vieja, que a pesar de su nombre es posterior a la Plaza de Armas. De hecho nació cuando la Plaza de Armas comenzó a usarse con fines militares a partir de la segunda mitad del siglo XVI, convirtiéndose en el nuevo centro social y comercial de la ciudad.

la habana 52
Plaza Vieja

Nos dirigimos ahora hacia el mar para encontrarnos justo enfrente del puerto con otra de las plazas más antiguas de la ciudad, la Plaza de San Francisco. En esta plaza podemos ver la Iglesia de San Francisco (actualmente una sala de conciertos), la fuente de los leones, un cruceiro regalo de la Junta de Galicia a la ciudad o la antigua lonja de comercio.

Con esto terminamos la visita por la Habana Vieja. Como ya es hora de comer y esta tarde tenemos previsto visitar la zona de Centro Habana, vamos caminando hacia el Capitolio en busca de un sitio para comer. Finalmente comemos en El Patchanka, un sitio con una decoración muy chula y muchisima animación. Se come barato y muy bien comida típica cubana.

Una vez llena la panza continuamos el recorrido caminando hacia el Paseo del Prado (también conocido como Paseo Martí), una avenida que discurre desde el Capitolio hasta el Malecón y que marca la separacion entre la Habana Vieja y Centro Habana. Este paseo fue la primera calle asfaltada de La Habana y actualmente es una zona muy animada, donde cientos de cubanos se reunen para hablar de beisbol, pasear, hacer deporte, etc…

la habana 55
Paseo del Prado frente al Capitolio

En esta zona el edificio más destacado es el Capitolio, un edificio construido a comienzos del siglo XX basándose en el Capitolio de Washington para albergar el congreso cubano. Se dice que mide un metro más de altura que su hermano americano. Realmente es un edificio impresionante y sin duda uno de los símbolos de La Habana. Desgraciadamente cuando nosotros lo visitamos estaba en obras y además había una visita oficial, con lo que no pudimos verlo por dentro. Algunas de las cosas más destacadas que se pueden ver en su interior son el salón de los pasos perdidos o el diamante bajo la cúpula que marca el kilómetro cero de las carreteras cubanas.

Habitualmente abre de 9:00 a 20:00 y la entrada cuesta 3 CUCs.

la habana 54
Capitolio

Si caminamos en dirección opuesta al Malecón nos encontramos con la Fuente de la India. Se dice que cuando los españoles desembarcaron por primera vez en lo que ahora es La Habana, se encontraron a una indígena sentada en una roca que señalando hacia la bahía pronunció la palabra habana, y de ahí se tomó el nombre de la ciudad. A esta indígena se la conoce como la india habana y fue quien inspiró esta bonita fuente.

Otros puntos de interés que se pueden encontar paseando por esta zona son el Parque de la Fraternidad Americana, el pórtico de entrada al barrio chino que fue un regalo de China a La Habana debido a que este barrio fue la comunidad china más grande de América Latina y una de las mayores del mundo o la fábrica de tabacos Partagás, una vieja fábrica que se puede visitar si se tiene tiempo.

la habana 62
Fuente de la India
la habana 63
Entrada al barrio chino

Retomamos de nuevo el Paseo del Prado pero en esta ocasión con dirección al Malecón. Nos encontramos con el Gran Teatro de La Habana, un espectacular edificio sede de la Ópera y el Ballet Nacional de Cuba y ubicado justo enfrente del Parque Central. Se puede visitar de 9:00 a 18:00 y la entrada cuesta 2 CUCs.

la habana 56
Gran Teatro de La Habana

Una vez recorrido el Paseo ha llegado la hora de conocer los dos bares más populares de Cuba e incluso considerados de entre los más famosos del mundo gracias a la pasión que tenía por ellos Ernest Hemingway, uno de los escritores más importantes del siglo XX, ganador del Pullitzer y del Nobel de Literatura y afincado en La Habana durante más de 20 años. Estos bares son El Floridita y La Bodeguita del medio. Hemingway solía decir: Mi daiquiri en el Floridita y mi mojito en la Bodeguita, así que no podemos terminar nuestra visita sin comprobar si esta fama es merecida o no.

En primer lugar vamos al Floridita, lugar donde en teoría se inventó el daiquiri y que en su interior contiene una estatua de Hemingway apoyado en la barra con la que todo el mundo se quiere fotografiar. El lugar está lleno hasta los topes y con el niño es imposible entrar. Por suerte el guardia de seguridad de la puerta se apiada de nosotros y nos permite entrar a por las bebidas y sacarlas para tomárnoslas tranquilamente en la puerta. El precio es caro, 6 CUCs, pero al menos la fama lo merece, es posiblemente el mejor daiquiri que hemos probado.

A continuación volvemos a la zona de la Habana Vieja en busca de los mojitos de La Bodeguita del Medio. Aquí también hay bastante gente pero en este caso sí que permiten sacar la bebida a la calle, de hecho la acera está llena de gente tomandose sus mojitos. Es algo más barato (4 CUCs) pero son normalitos. No están malos pero desde luego que hemos probado mojitos mejores.

la habana 57
El Floridita
la habana 59
Daiquiri del Floridita
la habana 61
Famosa frase de Hemingway en La Bodeguita del Medio
la habana 60
La Bodeguita del Medio

A continuación dejo un mapa con la ruta que hemos realizado hoy.

mapa_centro_habana_vieja.png

Tras una duchita, damos un paseo por la Habana Vieja para verla de noche aunque la iluminación no es el fuerte de esta ciudad. Finalmente cenamos en el Rum Rum, en la Calle Empedrado. Es un sitio de cocina elaborada un poco caro para lo que es Cuba pero se come bastante bien.

Con muchísima pena llega el momento de la despedida con la seguridad de que no es un adiós, es un hasta pronto. La Habana es una ciudad de grandes contrastes, que te aseguro que te marcará y no te dejará indiferente. Una ciudad que a nosotros, desde luego, nos ha enamorado.

 

 

5 comentarios sobre “Que ver en La Habana en 2 días

  1. Ey toni, bonito blog!! me encanta. Espero que poco a poco agregues mas post.
    Soy el hermano de sebas. Se ve que a la vejez nos da por ser blogueros/vlogueros jeje yo tengo un canal de youtuber, aunque siempre sale mi mujer, a mi la vergurnza no se me va. Por cierto, en febrero estoy programando un viaje, ya te pedire consejo 😛 busco playa 😛
    Bueno, ya nos vamos leyendo, mira mi ultimo video, seguro que fueron las razones por las que se enamoro vero de ti jajaja
    un saludo

    Me gusta

  2. Muy buenas Juan que tal! Que alegria que te guste. Seguro que subiremos muchos más post, tenemos muchísimo material y poco a poco lo iremos preparando. Nosotros hemos visto algunos de vuestros videos y nos encantan, y este que has puesto es genial jajaja. Nos vamos siguiendo! Un abrazo

    Me gusta

  3. Me ha encantado tu blog..y me ha servido bastante tus anedcotas en La Habana ..ademas leí tu bitácora en Cuenfuegos y Trinidad..sin dud Cuba es un pais maravilloso, con gente maravillosa el que espero con ansias conocer muy pronto..un abrazo desde Chile

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s