Viñales, un paraíso entre mogotes

Cuando uno sueña con su viaje a Cuba lo primero que se le viene a la cabeza suele ser la imprescindible Habana, con su Malecón, su Capitolio o la inolvidable Habana Vieja, la arquitectura colonial de la preciosa Trinidad o la gran cantidad de kilómetros de playas paradisíacas. Pero hay un lugar que en ocasiones no entra en las principales rutas turísticas y que no te debes perder: el Valle de Viñales.

El Valle de Viñales es una zona con una belleza natural impresionante, un lugar único en el mundo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. Realmente por mucho que se lea o por más fotos que se vean es difícil explicar la sensación de estar allí. En nuestro caso superó todas las expectativas que teníamos, que ya eran altas, y se convirtió sin duda en uno de los mejores recuerdos de nuestro viaje a Cuba.

viñales 22
Paisaje del Valle de Viñales

Viñales se encuentra en la zona más occidental de la isla, en la provincia de Pinar del Río y si hay algo que lo caracteriza son sus mogotes, una especie de montañas de piedra caliza aisladas entre sí y con forma redondeada, que se han formado a lo largo de los años debido a la erosión de las lluvias. Estas formaciones son muy poco comunes (solo se ven en algunas zonas de China y Malasia), ya que para que se produzcan se tienen que dar unas condiciones en el terreno y en el clima muy particulares.

viñales 1-1
Mogote en Viñales

Además, esta región es conocida porque aquí se cultiva el mejor tabaco de Cuba y para muchos el mejor del mundo. De hecho, los mejores puros del mundo (los famosos Montecristo, Cohiba, Romeo y Julieta, etc…) se fabrican con hojas cultivadas en Viñales. Por tanto es una gran oportunidad para conocer su proceso de elaboración, que es uno de los principales motores de la economía cubana.

viñales 3
Plantación de tabaco

 

En definitiva, para mí el gran atractivo Viñales consiste en que te permite acercarte mucho más a la Cuba más auténtica, conocer mejor sus costumbres, su gente, su forma de vida… y todo ello en un entorno como no hay en ningún otro lugar.

Nosotros aprovechamos el viaje a Viñales para hacer una parada a mitad de camino en Soroa, un paraje natural bastante chulo donde hay una pequeña cascada, conocida como el Salto de Soroa, donde suelen ir los cubanos a pasar el día. El sitio es muy bonito y merece la pena parar aunque sea un rato para dar una vuelta.

soroa 1
Paisaje en Soroa

Cómo llegar:

Llegar en coche desde La Habana a Viñales es bastante sencillo. Hay que coger la autovía 4, que es la que une La Habana con el oeste de la isla, hasta llegar a Pinar del Río y ahí coger la 241 hacia el norte que lleva directamente hasta el pueblo de Viñales. La duración aproximada del trayecto son unas 2h30m.

Si decides parar en Soroa hay una salida señalizada en la autovía a la altura de Candelaria. Después de unos 5 km nos encontramos con el pueblo de Soroa y siguiendo unos 4 o 5 km más nos encontramos con el paraje donde se encuentra el Salto, que está bastante bien señalizado. Desde La Habana se tarda aproximadamente 1h15m.

mapa-ruta-viñales

Es muy recomendable hacer todos los kilómetros que se pueda por autovía o por las carreteras principales y evitar “acortar” los trayectos tomando carreteras secundarias ya que generalmente están en bastante mal estado y sin señalización. Nosotros estuvimos perdidos un buen rato por pasarnos de listos y salirnos antes de la autovía buscando una ruta más directa hacia Viñales. Eso sí, aprendimos la lección para futuros días…

Alojamiento:

Nosotros estuvimos alojados en una casa particular llamada El bohio de Gloria, que era una cabañita típica de la zona para nosotros solos al lado de la casa de los dueños, en una zona super tranquila del pueblo rodeada de naturaleza y a solo 5 minutos caminando de la Calle Salvador Cisneros, que es la calle principal (y creo que la única asfaltada) y donde se encuentran la mayoría de los restaurantes y animación.

La verdad es que alojarse en un sitio así en un lugar como este es una experiencia totalmente recomendable.

La casa estaba muy bien, limpia y con todas las comodidades y la atención de los dueños fue increíble, especialmente con Dani con quien se volcaron en entretenerlo y que se sintiera a gusto. El dueño de la casa se llama Modesto, es Agrónomo, y nos contó que viaja de vez en cuando a Córdoba ya que su Universidad colabora con la de esta ciudad.

El precio del alojamiento fueron 25 CUCs los 3 y nos ofrecieron un desayuno por 5 CUCs por persona (no nos cobraron al niño) en el que había comida para casi para todo el día.

viñales 6
Desayuno en la casa
viñales 5
Porche de nuestro alojamiento

Os dejo su web para el que le interese:

http://elbohiodegloria.webcindario.com/

Dónde comer:

La mayoría de restaurantes y bares están en la Calle Salvador Cisneros. Nosotros podemos recomendar el 3J Tapas Bar, un bar super chulo con decoración y cocina moderna donde comimos muy bien a precios europeos tirando a algo más baratos. Además ponen unos cócteles espectaculares.

Qué ver:

Si finalmente paras en Soroa, lo más recomendable es dejar el coche en el parking habilitado (1 CUC) y dar una caminata hasta el Salto para disfrutar del entorno. Para acceder al camino que lleva al Salto hay que pagar una entrada de 3 CUCs y el paseo dura aproximadamente 1 hora ida y vuelta yendo tranquilos. Mucha atención al guarda que vende las entradas, es un apasionado del fútbol y está deseando pillar a alguien para darle palique. Es un personaje, yo me pegue unas buenas risas.

soroa 2
Salto de Soroa

Otras cosas que se pueden hacer en Soroa es visitar el orquideario, que está justo en frente de la entrada al Salto pero que nosotros no vimos porque no nos llamó mucho la atención, o subir al Castillo de las Nubes, continuando en coche un poco más hacia adelante por la misma carretera. Nosotros subimos pero no merece mucho la pena, ya que el castillo es básicamente un bar y hay sitios con mejores vistas sin necesidad de subir hasta allí.

Nos centramos ya en nuestra visita a Viñales. Viñales es un pueblo muy pequeñito, con una calle principal donde se encuentra toda la vida del pueblo y algunas pocas calles colindantes sin asfaltar donde hay un montón de alojamientos turísticos. El pueblo en sí no tiene mucho interés, lo importante es el entorno que le rodea.

Se puede comenzar la visita yendo a alguno de los miradores desde donde se tienen vistas espectaculares del valle. El más conocido es el que se encuentra en el Hotel Los Jazmines, en la misma carretera que viene desde Pinar del Río hacia Viñales. Si no dispones de coche, se puede llegar desde el centro del pueblo caminando en unos 45 minutos.

viñales 7.JPG
Vista del Valle desde el mirador del Hotel Los Jazmines

Después nos podemos dirigir hasta el Mural de la Prehistoria, que es una inmensa pintura de más de 120 metros de longitud que hizo un artista cubano en la pared de un mogote, y en la que se representa la evolución de las diferentes especies que habitaron la región. Es curioso de ver, ya que se considera una de las mayores pinturas al aire libre del mundo, pero a mi no me acabó de convencer esta obra en ese entorno. Por cierto, cobran una entrada si quieres verlo de cerca pero te la puedes ahorrar, ya que desde fuera se ve perfectamente. Está a unos 5 km del centro del pueblo y hay gente que lo hace caminando.

viñales 8
Mural de la Prehistoria

Otra visita que se puede hacer por la zona si tienes tiempo es una de las múltiples cuevas que los ríos subterráneos han formado en el interior de los mogotes. La más famosa y turística es la Cueva del Indio, que además es la única que tiene un trocito navegable, pero a nosotros no nos llamó mucho la atención por lo que no nos acercamos. La que sí es recomendable es la Cueva de Santo Tomás, que por lo visto es bastante espectacular pero nosotros no pudimos hacerla ya que el recorrido tiene cierta dificultad y no permiten hacerlo con niños.

Una vez recorridos los principales puntos de interes lo mejor es perderse por el valle y disfrutar del espectacular entorno. Para ello, lo más recomendable es contratar un paseo a caballo, una experiencia única.

Esta excursión la puedes contratar a través de una agencia oficial o bien a través de alguna de las personas que de forma “clandestina” te lo ofrecerán allí. Aviso, si lo haces a través de agencia te saldrá algo más caro, pero se nota que los caballos están mucho más cuidados, los caballos de las excursiones no oficiales en general daba pena verlos a los pobres. Por este motivo yo recomiendo hacerlo a través de una agencia oficial.

Nosotros lo contratamos a través de la siguiente agencia y nos costó 30 CUCs por persona un paseo de unas cuatros horas, el niño gratis.

http://excursionvinales.webcindario.com/

La mejor hora para hacer la excursión es por la mañana por aquello del calor, pero a nosotros nos venía mejor por la tarde y la hicimos de 14h a 18h. Por suerte en el mes de marzo el calor no es agobiante aún. Además, yo creo que por la hora, la excursión la hicimos los tres solos con el guía, con lo que fue genial.

Quedamos con Pupito (nuestro guía)  en la plaza del pueblo y nos llevó al lugar donde tienen los caballos para comenzar la excursión. Nos presentó a nuestros tres compañeros de viaje: Lucero que iba abriendo el grupo con Vero, Dorado donde iba Pupito con Dani y Tormenta con un servidor cerrando el grupo. Pupito se portó genial con nosotros, explicándonos continuamente todo lo que íbamos viendo, y especialmente con Dani, al que iba entreteniendo todo el rato.

viñales 9
Dani montando a Dorado
viñales 13
Plantación de tabaco con mogotes al fondo
viñales 10
Dorado, Dani y Pupito
viñales 11
Tormenta, Dorado y Lucero
viñales 12
Paisaje del Valle
viñales 4
Buey pastando delante de un mogote

Tras un buen rato de paseo disfrutando del paisaje, llegamos a una típica finca campesina de la zona, donde te enseñan como viven y su forma de ganarse la vida. Allí tienen un montón de animales sueltos como cerdos, gallinas, caballos, cabras etc… Pocas veces he visto a Dani disfrutar tanto. También probamos un zumo a base de frutas y jugo de caña de azúcar que difícilmente probaremos otro más bueno nunca.

Pero lo más interesante de esta visita es que puedes ver los campos de tabaco, las típicas cabañas donde secan las hojas y te explican todo el proceso desde que lo plantan hasta que se elaboran los puros. De hecho uno de los campesinos, super agradable por cierto, nos hizo un puro en un momento delante de nosotros y por supuesto lo pudimos probar. Nos explicó como lo filtran con miel, como se corta, como se coge, como se fuma, además de un montón de curiosidades, como por ejemplo que ellos le quitan la hebra central a la hoja, que es lo que contiene la nicotina y lo que provoca la adicción. Estuvo muy curioso la verdad y sorprende que no tiene nada que ver con el olor del tabaco o los puros que habitualmente se fuman aquí que no llevan nada más que porquerías. A mí me molesta muchísimo el humo de tabaco y aquello era hasta agradable.

viñales 16
Dani persiguiendo gallinas
viñales 14
Cerditos mamando
viñales 15
Cabaña donde se seca el tabaco
viñales 17
Demostración de cómo se elabora un puro
viñales 18
Dani sujetando el puro
viñales 19
Interior de la cabaña
viñales 20
Vero fumando el puro con hojas secando al fondo
viñales 21
Dani con un pollito

Hay que decir que el Gobierno a los campesinos en general (no solo a los que cultivan tabaco), les ceden los terrenos para que los cultiven y luego se quedan con el 95% de la cosecha a cambio de una miseria. El otro 5% se lo quedan los propios campesinos y pueden hacer con ello lo que quieran. En este caso lo dedican a elaborar puros artesanos para vender a los turistas, así que nosotros les compramos un paquetito de recuerdo y para regalar.

Tras esta visita tomamos el camino de vuelta por una ruta diferente a la de la ida y tuvimos la suerte de poder ir viendo el atardecer paseando a caballo por el valle, un experiencia inolvidable.

viñales 23-1.JPG
Atardecer sobre los mogotes de Viñales

Con esta excursión terminamos nuestra visita a Viñales. Este es un mapa con los principales lugares que se pueden visitar.

viñales.png

Tras una duchita, una cena relajada en el centro del pueblo en el 3J Tapas Bar y a descansar, que nuestra aventura cubana debe continuar. Desde este día, cada vez que me siento estresado por el trabajo o los problemas del día a día, pienso que probablemente en ese momento Pupito esté paseando tranquilamente con su caballo entre los mogotes del Valle de Viñales y no puedo evitar sentir una envidia impresionante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios sobre “Viñales, un paraíso entre mogotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s