Un día en Hvar, la isla de la lavanda

Si entre las más de mil islas que forman parte de Croacia hubiera que quedarse con una, sin duda alguna Hvar, la más larga del Adriático y situada a pocos kilómetros de la Costa Dálmata entre Split y Dubrovnik, sería una de las firmes candidatas. Desde luego nosotros lo teníamos muy claro y no nos decepcionó en absoluto.

No es de extrañar que Hvar sea uno de los lugares para veranear más de moda en toda Europa, ya que reune todo lo necesario para ser un destino ideal: bonitas calas de aguas cristalinas, un espectacular entorno natural que combina acantilados con llanuras llenas de lavanda y romero donde se pueden realizar multitud de actividades deportivas (se puede ver bastantes croatas que van desde el continente a pasar el día haciendo rutas en bici), y fama de haber bastante marcha sobre todo en Hvar, su ciudad más importante. Todo esto ha hecho que en los últimos años se haya comparado Hvar con destinos tan importantes como Ibiza o Saint Tropez, especialmente entre los turistas de alto nivel adquisitivo.

hvar17
Calita junto al pueblo de Hvar

Además Hvar es una de las islas más antiguamente pobladas de todo el Adriático, con lo que tiene muchísima historia. Principalmente los pueblos de Hvar y Stari Grad son preciosos, y en ellos se pueden ver bonitos edificios de diferentes épocas y estilos, destacando como en toda la Costa Dálmata los de la época veneciana.

hvar16
Palacio veneciano en una callejuela del pueblo de Hvar

Una de sus principales joyas es la llamada llanura de Stari Grad, una inmensa extensión agrícola ubicada justo en el centro de la isla cuyo trazado original se conserva desde la época de los griegos (siglo IV ac) y aun hoy en día sigue en uso. Tal es su interés que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Cómo llegar

Si como nosotros llevas coche de alquiler, hay dos opciones:

  • Por un lado hay un ferry que va desde Split a Stari Grad (norte de la isla) en unas dos horas. Cuesta 47kn por persona y 318kn el coche.
  • La otra opción es tomar el ferry desde Drvenik hasta Sucuraj (este de la isla). Tarda unos 35 minutos y cuesta 16kn por persona y 108kn el coche.

Si vas sin coche hay otras muchas opciones, ya que hay catamaranes desde diferentes puntos de la costa u otras islas hasta la propia Stari Grad, Hvar o Jelsa.

La frecuencia de salidas difiere mucho según la época del año, con lo que lo mejor es comprobarlo en la web oficial de la compañía, donde además se pueden consultar todas las rutas y comprar los billetes.

http://www.jadrolinija.hr/en/ferry-croatia

Nosotros como veníamos desde Split, lo que hicimos fue coger por la mañana temprano un ferry Split-Stari Grad, recorrer la isla de oeste a este durante el día, dormir en Sucuraj, y a la mañana siguiente temprano coger el ferry Sucuraj-Drvenik que nos llevó de nuevo a la Croacia continental para seguir con nuestra ruta.

hvar1
Llegada a Stari Grad desde el ferry

Dónde alojarse

Nosotros decidimos alojarnos en Sucuraj, un pueblecito pesquero nada turístico, muy tranquilo, y que nos venía genial para al día siguiente coger tempranito el ferry a Drvenik.

La verdad es que estamos muy contentos con nuestra elección, ya que elegimos un alojamiento llamado Apartments IDA Sucuraj que estaba genial, muy amplio, limpio, con cocina, frigorífico, wifi… y con una dueña super amable. Los apartamentos están a 5 minutos andando del centro del pueblo, que básicamente está junto al puerto donde se coge el ferry. El precio, 35€ la noche.

Realmente si estáis de paso por la isla es un lugar muy recomendable.

Dónde comer

Realmente en la isla de Hvar hay dos caras, una es su pueblo principal, Hvar, y otra el resto de la isla. En Hvar todo es super caro y está muy orientado al turista, pero en el resto de pueblos se puede comer muy bien y a muy buen precio.

Nosotros recomendamos si vas a pasar un día de ruta por la isla que evites comer en Hvar y lo hagas en cualquier otro sitio. A nosotros nos pilló la hora de la comida allí y acabamos almorzando en un Mlinar, una especie de cadena de panaderías que veréis por todo Croacia y en la que venden los típicos bureks (especie de bollo de hojaldre relleno de carne, pollo, queso, verdura…), trozos de pizza o bocadillos que están bastante bien y a buen precio.

Sin embargo en Sucuraj si que podemos recomendar un sitio donde se come genial y a muy buen precio. Se llama Fortica, y está en el mismo puerto, justo frente al lugar donde se coge el ferry. En el bar solo había gente del pueblo viendo el partido de la champions, cero turistas. Esa noche cenamos genial y tirado de precio.

hvar35.jpg
Risotto en Fortica

La ruta

Este es un mapa en el que se muestra la ruta que hicimos por la isla  y que explicaremos a continuación.

ruta hvar.png

Stari Grad

Nuestra ruta por Hvar comienza en Stari Grad, donde llega nuestro ferry procedente de Split. Hay que decir que el puerto está a unos dos o tres kilómetros del pueblo, con lo que si no vas en coche necesitarás coger transporte público o un taxi. En el centro del pueblo se puede aparcar sin problemas de forma gratuita.

Stari Grad es un pueblecito muy bonito y pintoresco, que fue fundado por los griegos allá por el siglo IV ac con el nombre de Pharos, con lo que es uno de los más antiguos de todo el Adriático.

El pueblo es pequeñito y se puede recorrer tranquilamente en un par de horas o menos. Sin duda merece mucho la pena dedicar un rato a perderse entre sus estrechas callejuelas y sus bonitas casas de piedra.

hvar11
Callejuela en Stari Grad

Este es un mapa con la ruta que vamos a realizar.

mapa stari grad

Podemos comenzar el paseo por la Plaza Skor, una de las más bonitas del pueblo y ubicada junto a la pequeña Riva.

hvar2
Plaza Skor

Callejeando llegamos hasta la Plaza de San Esteban, la más antigua del pueblo y donde se encuentra la Iglesia de San Esteban, del siglo XVII.

hvar3
Plaza de San Esteban
hvar4
Iglesia de San Esteban

A continuación vamos a visitar el que es sin duda el lugar más interesante de Stari Grad, el Fuerte Tvrdalj de Petar Hektorovic.

Petar Hektorovic fue un importante poeta local del siglo XVI considerado el padre de la literatura croata, y esta casa/fortaleza fue diseñada por él mismo y construida para ser su residencia. Tiene características de fortaleza porque realmente su idea era que pudiera dar cobijo a los habitantes de Stari Grad en caso de peligro.

hvar5
Fachada de la casa de Hektorovic

Lo más interesante es un precioso estanque de estilo renacentista donde el poeta cuidaba sus peces, así como el jardín, los cuales aparecen descritos en algunas de sus obras. El sitio es muy chulo y se respira un ambiente muy especial, dan ganas de quedarse allí sentado horas disfrutando de la tranquilidad del lugar.

hvar8
La casa reflejada en el estanque
hvar9
Estanque de la casa de Hektorovic
hvar10
Estanque de la casa de Hektorovic

Por toda la casa se pueden leer pensamientos del poeta tallados en la propia piedra de paredes, suelos o techos, lo que da al lugar un encanto aun mayor.

hvar7
Petar Hektorovic, hijo de Marino, construyó la edificación bajo su propio esfuerzo para su propio uso y el de sus amigos

La casa abre todos los días de 10:00 a 13:00 y de 16:30 a 19:00 y la entrada cuesta 15kn. Totalmente recomendable.

En la puerta se puede ver un busto de Hektorovic obra de Ivan Mestrovic.

hvar6
Busto del poeta frente a su casa

Para finalizar nuestro paseo por Stari Grad visitamos el Monasterio Dominico, que data del siglo XV pero que ha sido totalmente reconstruido en siglos posteriores. Contiene una iglesia y un pequeño museo con algunas obras de arte sacro, pero bajo nuestro punto de vista es una visita prescindible.

Hvar

Tras finalizar nuestra visita a Stari Grad cogemos el coche y vamos hacia Hvar. Es una carretera de montaña con bastantes curvas, y el trayecto dura unos 25 minutos.

El pueblo surgió en el siglo XIII, pero su esplendor llegó en la época de la República Veneciana (siglos XV al XVIII), de cuando datan la mayoría de sus principales puntos de interés. Sin embargo, y pese a su evidente interés histórico y cultural, la mayoría de los turistas que viajan a Hvar buscan principalmente disfrutar de sus bonitas calas y playas y sobre todo de su animada vida nocturna.

hvar18.JPG
Yates en la riva de Hvar

Este es el mapa con todo lo que vamos a visitar.

mapa hvar

Lo primero que vamos a hacer es ir hasta la Fortaleza Spanjola (española), situada en una colina sobre la ciudad. Se puede ir andando desde el centro, pero nosotros decidimos subir en coche.

Esta fortaleza del siglo XIV debe su nombre a que en su construcción participaron ingenieros españoles de la época. La visita a la fortaleza es interesante, pero lo más chulo sin duda son las bonitas vistas que se tienen del pueblo de Hvar y del entorno que le rodea. En el patio de principal hay un bar donde se puede tomar algo fresquito a precios razonables.

La fortaleza abre de 8:30 a 20:00 y cuesta 40kn por persona, pero cuando nosotros llegamos no había nadie en la taquilla y entramos por la cara. Un golpe de suerte.

hvar13
Mazmorras de la fortaleza
hvar14
Vistas desde la fortaleza
hvar15
Hvar y las islas Pakleni al fondo

Una vez visitada la fortaleza y repuesto fuerzas en el bar, bajamos para conocer el centro de la ciudad. Lo más cómodo para aparcar es dejarlo en uno de los parkings al aire libre que se encuentran en pleno centro.  Los dos más cercanos se encuentran entre las calles Dolac e Ive Milicica y el precio es de 10kn la hora el que está asfaltado y 6kn la hora el de tierra.

El centro de la ciudad gira en torno a la Riva, el bonito puerto deportivo y la Plaza de San Esteban, que se encuentra abierta al mar y que recuerda totalmente a la época veneciana. Los edificios más destacados que se pueden ver en la plaza son la Catedral de San Esteban (siglo XVI), la Logia del siglo XV con una bonita torre del reloj, un antiguo arsenal del siglo XVI que se utilizaba para reparar las embarcaciones y sobre el que en el siglo XVII se levantó un teatro considerado el más antiguo de Croacia o el Palacio Uzizic, un bonito palacio gótico que quedó inacabado. Todo forma un conjunto precioso.

hvar19
Logia y torre del reloj con La Española al fondo
hvar20
Arsenal
hvar21
Puerto
hvar22
Plaza de San Esteban
hvar23
Catedral de San Esteban
hvar25
Palacio Uzizic

Si nos adentramos un poco por el pueblo en dirección a la fortaleza podremos ver bonitas callejuelas empinadas, algunos palacios de la época veneciana y restos de la vieja muralla.

hvar27
Callejuela con un palacete al fondo

En esta zona podemos ver la curiosa Iglesia del Espíritu Santo, en la que la puerta, el rosetón y el campanario están totalmente desalineados. Hay quien dice que es porque se construyó con restos de otras iglesias derruidas de la ciudad, pero la verdad es que simplemente parece que fue construida por un arquitecto bastante torpe.

hvar26
Iglesia del Espíritu Santo

Vamos a volver al centro del pueblo para dar un agradable paseo por la Riva. Al final hay una pequeña calita junto a la cual se encuentra la Iglesia de Santa María y un Monasterio Franciscano, ambos del siglo XV. La iglesia es conocida por ser la iglesia de los marineros, y aun hoy día se sigue la tradición de bendecir los botes en el mar frente a la misma. Se puede visitar el claustro del monasterio, y en el interior de la iglesia hay algunas pinturas de pintores venecianos de cierto valor.

hvar28
Monasterio franciscano

Vrboska y la llanura de Stari Grad

A continuación cogemos el coche y deshacemos el camino para dirigirnos al pueblecito de Vrboska, donde llegamos en unos 30 minutos.

Entre Stari Grad y Vrboska (y también un poco más adelante en dirección a Sucuraj) se puede contemplar un bonito paisaje agrícola conocido como la llanura de Stari Grad. Como dijimos anteriormente, lo verdaderamente alucinante es que su trazado y arquitectura original se conserva casi intacto desde hace más de 2400 años, cuando fue construido por los griegos, y aun hoy día se pueden ver muchos de los muros originales que se construyeron para separar los cultivos, así como otras construcciones de piedra. Es algo único en el mundo, además de ser un lugar precioso donde se respira tranquilidad ideal para caminar o dar un paseo en bici. La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en el año 2008.

hvar29
Muro de piedra de la llanura
hvar30
Atardecer sobre la llanura de Stari Grad
hvar31
Vereda en la llanura

Vrboska es un tranquilo pueblecito de pescadores al que merece la pena acercarse a dar un paseo para conocer un poco la parte más tradicional de la isla, alejada de los sitios más turísticos. Lo más bonito sin duda es la zona del puerto, donde se pueden ver unos pequeños puentes de piedra muy chulos. También se puede ver la iglesia fortificada de Santa María, del siglo XVI.

hvar32
Puentecito sobre el canal de Vrboska
hvar33
El puente más pequeño
hvar34
Iglesia de Santa Maria

Sucuraj

Tras visitar Vrboska damos por terminada nuestra excursión por Hvar, una isla que nos ha encantado y que es imprescindible en cualquier ruta por Dalmacia, ideal tanto para una excursión de un día como para pasar una semana de vacaciones disfrutando de la playa y la naturaleza. Ahora nos espera una hora de camino hasta Sucuraj, un pueblo sin nada que ver pero que nos viene genial para pasar la noche y al día siguiente tempranito coger el barco hasta la costa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s