Ámsterdam día 3: El barrio judío, el Plantage y el Jordaan

Hoy es un día especial. Primero porque es nuestro último día en la maravillosa Ámsterdam y segundo porque es víspera de San Nicolás, un día importante y festivo ya que esta noche este barbudo y bonachón personaje vendrá de España a traer regalos a los niños holandeses.

Nosotros nos volvemos a levantar muy temprano, ya que hoy queremos ver algunas cositas que nos hemos dejado en el centro y pasar el resto de la mañana en el interesante barrio judío y el Plantage, al este del centro. Por la tarde cruzaremos al lado opuesto de Ámsterdam para ver el barro bohemio de la ciudad, el Jordaan, y cerrar nuestro viaje con uno de los platos fuertes, la casa de Anna Frank.

Hoy comenzamos nuestro paseo por la Estación Central, que está justo en el eje de la media rueda de bicicleta que parece el centro de Ámsterdam y es el punto a partir del cual se expande toda la ciudad. El edificio de finales del siglo XIX y estilo neogótico es imponente, y fue construido literalmente sobre el mar por Pierre Cuypers, uno de los más importantes arquitectos holandeses de la todos los tiempos y autor también del Rijksmuseum.

dia3amsterdam1
Estación Central

Justo enfrente se encuentra la Iglesia de San Nicolás, una bonita iglesia de 1885 en la cual se mezclan los estilos neobarroco y neorrománico. En su fachada destacan las torres, el rosetón y una estatua de San Nicolás, patrón de la ciudad.

dia3amsterdam2
Iglesia de San Nicolás

A continuación podemos ver la Schreierstoren o Torre de las lágrimas. Esta torre del siglo XVI es uno de los pocos recuerdos que quedan en Amsterdam de la vieja muralla medieval y debe su nombre a que era un lugar desde el que antiguamente las mujeres de los marineros veían partir los barcos en los que viajaban sus maridos y lloraban al despedirlos.

dia3amsterdam3
Schreierstoren

Vamos ahora hacia The Waag, que antiguamente era una de las puertas de acceso a través de la muralla que protegía la ciudad, y hoy en día es el edificio no religioso más antiguo de Amsterdam (1488). Era conocida como la Casa de las Pesas, ya que aquí se pesaban las mercancías que llegaban a través del mar para calcular los impuestos a pagar. Realmente parece más un pequeño castillo y actualmente acoge un restaurante.

dia3amsterdam4
The Waag

Muy cerquita podemos echar un vistazo a la Calle Barndesteeg, donde se pueden ver unas curiosas rejas con forma de posturas sexuales.

dia3amsterdam5
Curiosas rejas

Un poquito más abajo se encuentra la Calle Oude Hoogstraat, donde se encuentra el antiguo edificio de la Casa de las indias orientales (siglo XVI), construido para ser sede de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, considerada la primera multinacional del mundo, la primera empresa en emitir acciones y posiblemente la empresa más influyente de toda la historia, ya que tenía prácticamente el poder de un Gobierno, poseía territorios por todo el mundo y controlaba buena parte del comercio con Asia.

dia3amsterdam7
Casa de las indias orientales

Justo al lado se puede ver la casa más pequeña de Amsterdam (calle Oude Hoogstraat número 22), con escasamente 2 metros de ancho y actualmente convertida en tienda de té, y la bonita puerta de entrada a la Iglesia de Valonia.

dia3amsterdam6
A la derecha la casa más pequeña de Amsterdam, a la izquierda la puerta de la Iglesia de Valonia

Justo antes de adentrarnos en el barrio judío nos encontramos con la Zuiderkerk (Iglesia del Sur). Esta iglesia fue construida a principios del siglo XVII, con lo que fue la primera iglesia protestante de Amsterdam. En el interior supuestamente hay una exposición permanente sobre el desarrollo urbanístico de la ciudad a lo largo de su historia, pero cuando la visitamos estaba en obras y cerrada.

dia3amsterdam8
La torre de la Zuiderkerk

A continuación nos topamos con el curioso Café de Sluyswacht, que se encuentra ubicado en una bonita casa del siglo XVII en la calle Jodenbreestraat que debido a la inestabilidad del terreno se encuentra totalmente inclinada. Se dice incluso que está más inclinada que la torre de Pisa. Al fondo podemos ver el Montelbaanstoren, una torre medieval construida a comienzos del siglo XVI como parte del sistema defensivo de la ciudad. Un siglo después fue ampliada con el único objetivo de decorarla en estilo renacentista. Esta parte es la más bonita y se puede apreciar perfectamente las dos etapas de construcción de la torre, es bastante curioso y llamativo. Hoy en día desde esta torre se controla todo el sistema de canales, niveles de agua, etc… de la ciudad.

dia3amsterdam9
Casita inclinada del Café de Sluyswacht
dia3amsterdam10
Montelbaanstoren

Frente al café se encuentra la Casa de Rembrandt, un museo en la que fue residencia del pintor durante veinte años y donde pintó su obra más famosa, La ronda nocturna. La visita incluye una audio guía gratuita y es muy interesante, ya que permite saber mucho más sobre la vida del pintor. Además, se pueden ver algunos objetos personales originales y también hacen algunas demostraciones en vivo, como por ejemplo de su método de grabación (Rembrandt fue un importante grabador) o de como trabajaba los colores… En definitiva una visita totalmente recomendable para todas las edades, Dani se lo pasó en grande.

Abre todos los días de 10:00h a 17:00h y la entrada cuesta 13€ (gratis con la I Ámsterdam Card).

dia3amsterdam11
Fachada de la Casa de Rembrandt
dia3amsterdam12
Como decía la guía, esto es una impresora muy muy muy antigua
dia3amsterdam13
Algunos libros pertenecientes al pintor
dia3amsterdam14
Dani aprendiendo a fabricar los colores
dia3amsterdam15
En esta sala pintó Rembrandt La ronda de noche

Si bajamos hacia el río Amstel pasamos por Waterlooplein, donde ponen un mercadillo principalmente de antigüedades que es bastante famoso pero que a nosotros no nos llamó mucho, así que pasamos prácticamente de largo.

Aquí se encuentran dos de los puentes más bonitos de la ciudad. Por un lado está el Blauw Brug, cuyo autor se inspiró para construirlo en los puentes sobre el Sena en París, y la verdad es que sí que recuerda bastante. El otro es el Magere Brug o puente estrecho, que es quizás el puente más famoso de Amsterdam. Lo que llama la atención es que es levadizo, y es el único que se ha conservado de entre todos los que se construyeron de este estilo allá por el siglo XVII, cuando se levantaban de forma manual y eran una importantísima obra de ingeniería. Si tenéis tiempo, es recomendable pararse un ratito para verlo funcionar.

dia3amsterdam16
El Blauw Brug
dia3amsterdam17
El Magere Brug

Vamos a adentrarnos ahora en pleno corazón del barrio judío, donde hasta la Segunda Guerra Mundial vivió una importante y rica comunidad que durante siglos acogió a judíos de media Europa. Hay que indicar que la entrada para los cuatro principales monumentos que se pueden visitar (Museo histórico judío, Sinagoga portuguesa, Teatro holandés y Museo del Holocausto) es conjunta y vale 15€, aunque a todos ellos se entra de forma gratuita con la I Ámsterdam Card. Nosotros visitamos todos salvo el Museo del Holocausto, que descartamos por falta de tiempo ya que nos pareció el menos interesante de todos según lo que habíamos leído.

Lo primero que visitamos es el Museo histórico judío, donde se exhiben multitud de objetos relacionados con la cultura y religión judías y hay muchísima información sobre la historia de este pueblo. Nosotros lo vimos por encima pero al que le interese el tema puede echar horas. Se encuentra ubicado la Gran Sinagoga, construida en 1671 y considerada la más antigua de Europa.

dia3amsterdam18
Interior de la Gran Sinagoga

Justo al lado tienen un pequeño museo infantil donde hacen diversas actividades y es bastante recomendable si vais con niños. A Dani le enseñaron a hacer el típico pan trenzado judío o Jalá y se lo pasó de maravilla.

dia3amsterdam19
Dani preparando el pan
dia3amsterdam20
Dándole el toque maestro
dia3amsterdam21
Ya lo tenemos listo para comer

Ambos están abiertos de 11:00h a 17:00h.

Justo enfrente se encuentra la impresionante Sinagoga portuguesa (siglo XVII), que en su momento fue la más grande de Europa y aun hoy día es de las más grandes del mundo. Su nombre se debe a que la mayoría de los judíos de Amsterdam en aquella época eran de origen “portugués”. En realidad los judíos que buscaron cobijo en la capital holandesa provenían principalmente de Portugal y España, pero los españoles decían que eran portugueses ya que España y Holanda estaban en guerra.

El interior es inmenso, todo de madera y muy bonito. Una de las cosas más llamativas es el suelo de arena, que era costumbre en aquella época y se ha mantenido hasta el día de hoy.

La sinagoga está abierta de 10:00h a 16:00h y los hombres tienen que entrar con la cabeza cubierta. Si no llevas nada allí mismo te dejan la tradicional kipá, el gorrito típico judío.

dia3amsterdam22
La Sinagoga portuguesa
dia3amsterdam24
El interior de la sinagoga
dia3amsterdam23
Dani con su kipá

Si os gustan las plantas merece la pena dar un paseo por el Hortus Botanicus Plantage, que es uno de los jardines botánicos más antiguos de Europa (siglo XVII) y se construyó con el objetivo de traer plantas exóticas de todo el mundo y estudiarlas con fines medicinales. No es demasiado grande en cuanto a extensión pero aun así tiene miles de plantas. En definitiva, es bonito pero no es una visita imprescindible, nosotros dimos una vuelta rápida y continuamos la ruta.

Abre de lunes a sábado de 10:00h a 16:00h y la entrada cuesta 9€ (gratis con la I Ámsterdam Card).

Para cerrar nuestra visita al barrio judío vamos a ver el Hollands Schowburg o Teatro Holandés. De este antiguo teatro queda la fachada y poca cosa más, pero fue un lugar donde los nazis encerraban a los judíos antes de ser deportados durante la Segunda Guerra Mundial. Actualmente hay un homenaje al aire libre en lo que antiguamente era el patio de butacas del teatro, y la verdad es que el sitio pone la carne de gallina.

Está abierto de 11:00h a 16:00h.

dia3amsterdam26
Teatro holandés

Si tienes tiempo y te gustan los animales muy cerquita está el Artis, uno de los zoos más antiguos de Europa pero que no estaba en nuestra ruta. Quizás para la próxima ocasión.

Toda esta zona es la conocida como el Plantage, un barrio residencial bastante elegante y tranquilo, alejado de las zonas más bulliciosas del centro. Nuestra principal motivo de visitar esta zona es ir a ver el molino De Gooyer, uno de los más bonitos que se pueden ver sin salir de Amsterdam y sin alejarse demasiado del centro. El De Gooyer es un molino de harina de 1725 que además aloja en sus bajos una de las mejores cervecerías de Amsterdam, la Brouwerij’t IJ, donde elaboran varias cervezas artesanales muy muy ricas, podemos dar fé. Para nosotros la visita es obligada y además por doble motivo.

Por si os interesa, hay que tener en cuenta que la cervecería abre a las 14:00.

dia3amsterdam27
El molino De Gooyer

Tras ponernos bien de cerveza y algún aperitivo cogimos justo al lado del molino el tranvía 14 que nos llevó hasta la Westerkerk, desde donde vamos a comenzar nuestro paseo por el barrio de Jordaan.

Vamos a comenzar subiendo hasta la Noorderkerk o Iglesia del Norte, una bonita iglesia protestante del siglo XVII con forma de cruz griega pero sin mayor interés. En la puerta hay un monumento en el que se recuerda las muertes que se produjeron en el barrio de Jordaan en 1934 durante unos disturbios en protesta por la política de austeridad del gobierno holandés.

dia3amsterdam28
La Noorderkerk

Tras reponer fuerzas con la típica tarta de manzana del Winkel vamos a dar un paseo nocturno por el Jordaan. El barrio de Jordan, situado al oeste del cento y de los grandes canales, es uno de los más pintorescos de Amsterdam. Se trata de un barrio tranquilo y bohemio que no tiene ningún monumento importante pero sí muchísimo encanto, lleno de pequeños canales, antiguas cafeterías, tiendas de artesanía… Los canales más bonitos son el Egelantiersgracht, el Bloemgracht y el Lijnbaansgracht, donde se pueden ver algunas curiosas casas flotantes construidas por artistas locales.

Es imprescindible en cualquier ruta por Amsterdam perderse un buen rato por Jordaan.

dia3amsterdam29
Los canales del Jordaan con la Westerkerk al fondo
dia3amsterdam30
Paseando por el barrio

Y para finalizar nuestra visita hemos dejado un plato muy muy fuerte, la Casa de Anna Frank, sin duda uno de los lugares más turísticos de la ciudad y una visita totalmente imprescindible. Es muy emocionante poder estar en el lugar donde Anna se escondió durante dos años de los nazis y donde escribió su famoso diario que conmocionó e inspiró a medio mundo. La “casa de atrás” se conserva además prácticamente intacta, con muchos recuerdos de aquella época.

La visita incluye además una audioguía en la que la propia Anna te va explicando toda la historia a través de fragmentos del propio diario. Realmente es emocionante y merece muchísimo la pena.

Es imprescindible reservar con antelación ya que se entra por turnos y si no lo haces las colas son interminables e incluso te puedes quedar sin entrar. De hecho cuando nosotros la visitamos solo se podían adquirir entradas online, si no las llevabas te quedabas sin entrar. En la web oficial está toda la información.

http://www.annefrank.org/es/

El horario varía según la época del año, con lo que es mejor consultar la web, y el precio son 9,5€. Hay que decir además que no se permiten fotos.

dia3amsterdam31
Fachada de la casa donde se escondió Anna Frank con su familia y amigos

Vamos a poner el broche de oro a nuestra magnífico viaje a Ámsterdam haciendo una cosa que teníamos ganas desde el primer día y que no habíamos tenido ocasión, y es visitar uno de los míticos Bruine Cafés, antiquísimos locales muchos de ellos con más de 200 años de antigüedad donde sirven cervezas, licores y las típicas ginebras, que para el que no lo sepa es originaria de Holanda. Estos cafés deben su nombre al color marrón que han adquirido los techos y paredes por el paso del tiempo y se caracterizan también por su suelo de arena.

Nosotros podemos recomendar De Drie Fleschjes, un local originario del siglo XVII muy pintoresco donde se puede tomar una riquísima ginebra de barril y hacer el típico ritual para beberla. El camarero llena el vaso justo hasta el límite sin derramar ni una sola gota, entonces tu tienes que agacharte y sorber un poquito para no derramar nada y finalmente ya puedes disfrutar de tu ginebra. Los que saben de esto la toman acompañada de una cerveza, pero nosotros no fuimos tan profesionales.

dia3amsterdam32
Vero siguiendo el ritual
dia3amsterdam33
Interior del Café

Después de esta bonita experiencia damos un último paseo por el centro y nos despedimos de Ámsterdam, una ciudad que hemos disfrutado, que nos ha enamorado y a la que esperamos volver muy pronto.

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Ámsterdam día 3: El barrio judío, el Plantage y el Jordaan

  1. En mayo mi marido y yo viajaremos a Ámsterdam y me ha encantado vuestro recorrido. Organizado y bien explicado. Me ha ayudado mucho para organizar nuestra visita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s