Un día en Dubrovnik, la Perla del Adriático

La Perla del Adriático o la Atenas Dálmata son algunos de los más que merecidos sobrenombres con los que se conocen a esta preciosa localidad ubicada al sur de la Costa Dálmata croata, muy cerquita de la frontera con Montenegro al sur y con Bosnia al este. Dubrovnik fue entre los siglos XV y XVIII, cuando era capital de la República de Ragusa,  una de las ciudades más ricas y espléndidas de toda Europa gracias en gran medida a la habilidad de sus gobernantes para desarrollar y acaparar buena parte del comercio marítimo de esta parte del continente.

dubrovnik47
Vista de la ciudad desde la muralla

De todos esta época ha quedado un impresionante patrimonio monumental en la ciudad, destacando la imponente muralla que la rodea por completo. Pocas ciudades hay más bonitas para perderse por sus cuidadísimas calles declaradas Patrimonio de la Humanidad, y descubrir mil rincones cada uno de ellos más bonito que el anterior.

dubrovnik20
Callecita del centro de la ciudad

Por todo ello Dubrovnik es una de las ciudades turísticamente más de moda de toda Europa, parada obligada de multitud de cruceros y, por si fuera poco, cuya fama se ha visto incrementada por el boom de la serie Juego de Tronos. Y es que en Dubrovnik se rodaron muchas escenas de la serie. Concretamente aquí fue ambientado Desembarco del Rey, y la Fortaleza de San Lorenzo seguro que os sonará bastante porque es ni más ni menos que la Fortaleza Roja. Si os interesa, por todos lados ofrecen gran cantidad de tours en los que enseñan diferentes localizaciones que aparecen en la serie.

dubrovnik45
¿Dubrovnik o Desembarco del Rey?

Y todo esto cómo no tiene una pequeña pega, y es que Dubrovnik es sin exagerar una de las ciudades más masificadas por el turismo que hemos visto, y eso que la visitamos a finales de septiembre que ya no es una temporada tan alta. La parte amurallada es bastante pequeña y cuando se llena de gente puede resultar verdaderamente agobiante. Recomendamos aprovechar lo máximo posible el tiempo a primera hora de la mañana antes de que se llene de cruceristas y luego a partir de las 4 o 5 de la tarde cuando las excursiones empiezan a marcharse.

Pero esto no empaña ni mucho menos nuestra visita a una ciudad que nos ha enamorado y que sin duda se debería visitar al menos una vez en la vida.

dubrovnik49
Paseando por Dubrovnik

Datos prácticos:

Dentro de la zona amurallada solo hay antiguas y pequeñas casas y el tráfico no está permitido. Tampoco hay hoteles dentro de la muralla, solo algunos apartamentos bastante caros. La parte donde se encuentran los hoteles y los alojamientos más asequibles es la zona de Lapad, pero está relativamente lejos de la parte histórica y hay que moverse en autobús. Nosotros queríamos estar más cerca aun teniendo que gastarnos un poco más, así que cogimos un apartamento justo en las afueras de la muralla, a unos 5 minutos andando de la Puerta Ploce. Se llama Apartamento Astrid y solo podemos recomendarlo, ya que para los precios de la zona nos salió bastante bien y además tenía parking incluido. Hay que decir que aparcar cerca de la muralla es una odisea además de bastante caro, con lo que es un punto importante a favor del alojamiento.

En cuanto a la comida, hay que tener cuidado en la calle Stradun (la calle principal que atraviesa el centro histórico), ya que está llena de las típicas cafeterías y restaurantes que van al timo del turista con precios totalmente fuera de lugar comparados con el resto de Croacia. Por ejemplo, un café rondaba los 4-6 euros o una cerveza los 8-10 euros. Sin embargo, metiéndose un poco por las callejuelas de alrededor se encuentran lugares mucho más razonables donde se come bastante bien y barato.

dubrovnik26
Paseando por la Calle Stradun

Algunos sitios que podemos recomendar para tomar algo rápido en callejuelas que salen a la Stradun son el Pasta Lab (pasta para llevar de calidad aceptable para el precio) o el Presa (hamburguesas muy ricas). Para tomar algo un poco más tranquilos a nosotros nos gustó el Storia, un italiano bastante bueno.

dubrovnik1
Comida rápida en el Presa

Qué ver:

Comenzamos nuestra ruta entrando a la ciudad amurallada atravesando una de sus dos puertas, la de Ploce. Aquí tenemos el primer contacto con la imponente muralla, y también se tienen unas buenas vistas del pintoresco Puerto Viejo.

dubrovnik10
Puerto viejo de Dubrovnik
dubrovnik14
Puerta de Ploce

Queremos comenzar nuestra visita haciendo el recorrido por la muralla, con lo que atravesamos todo el casco antiguo (no más de 10 minutos) por la Calle Stradun, una preciosa calle peatonal originaria del siglo XIII que atraviesa por completo la ciudad y donde llama la atención el inmaculado suelo de piedra caliza blanca. Por esta calle pasaremos decenas de veces a lo largo del día.

dubrovnik3
Calle Stradun desde la muralla

Nos plantamos en las taquillas de entrada de la muralla, que se encuentran justo tras la Iglesia de San Salvador. La muralla data del siglo XII y tiene dos kilómetros de diámetro que rodean por completo la ciudad, con lo que el recorrido es circular y termina en el punto de partida. Recomendamos hacer la visita a primera hora porque como hemos dicho anteriormente con el paso de las horas la ciudad se va llenando de turistas y al final no se puede estar. Nosotros comenzamos al visita a las 9:00 que es cuando abren y estábamos super agusto.

dubrovnik4
Vistas de la ciudad
dubrovnik5
Fortaleza de San Lorenzo desde la muralla
dubrovnik6
Muralla de Dubrovnik

La visita es espectacular e imprescindible, se puede ver toda la ciudad y sus principales monumentos desde las alturas, el mar, la fortaleza, los propios muros y torres de la muralla, entre las que destaca la Torre Minceta, etc… Nosotros tardamos casi dos horas en recorrerla de la cantidad de fotos que hicimos. Es sin duda el principal monumento de este tipo que hemos visitado nunca.

Abre de 9:00 a 15:00 y cuando nosotros la visitamos la entrada por persona costaba 16€.

dubrovnik7
Vista del puerto desde la muralla
dubrovnik9
En lo más alto, junto a la Torre Minceta
dubrovnik8
Panorámica de Dubrovnik

Cuando terminamos nuestro paseo decidimos salir de la ciudad amurallada y dirigirnos hacia la Fortaleza Lovrijenac o de San Lorenzo. Esta fortaleza ubicada sobre un peñón fue construida incluso antes de la muralla, en el siglo XI, con el objetivo de proteger la ciudad principalmente de los venecianos. La entrada a la fortaleza va incluida con la de las murallas, pero realmente su interior no merece la pena si no es por las vistas desde otra perspectiva que se tienen de la ciudad desde ahí. Solo recomendable si se va sobrado de tiempo.

dubrovnik11
La Fortaleza de San Lorenzo
dubrovnik12
Vista de la muralla desde la Fortaleza

Volvemos hacia la muralla y entramos por la misma puerta por la que salimos, la Puerta de Pile, la más bonita de las dos que tiene la ciudad. Esta puerta es originaria del siglo XVI y destaca sobre ella la escultura de San Blas, patrón de la ciudad. La placita que hay justo antes de entrar por la puerta es también conocida por haberse rodado escenas de Juego de Tronos.

dubrovnik13
Puerta de Pile

Una vez dentro de nuevo de la muralla, nos vamos a dedicar ahora sí a explorar tranquilamente el centro de la ciudad y la gran cantidad de joyas que esconde. Lo primero que nos encontramos es la tan característica Fuente de Onofrio, una enorme fuente poligonal del siglo XV con 16 caños y una máscara en cada uno de ellos, que antiguamente servía para proporcionar agua a la ciudad.

dubrovnik15
Fuente de Onofrio

En la misma plaza de la fuente hay varios edificios interesantes. Lo primero que vemos es la pequeña Iglesia de San Salvador, del siglo XVI y que actualmente sirve básicamente para alojar exposiciones y conciertos. En su pared lateral se puede ver un curioso relieve en forma de cabeza. Se dice que solo un verdadero hombre puede mantenerse en equilibrio sobre el relieve de cara a la pared. Dani casi lo consigue.

dubrovnik16
Un pequeño hombre en Dubrovnik
dubrovnik22
Fachada de la Iglesia de San Salvador

Junto a la iglesia se encuentra el Monasterio Franciscano. Este Monasterio es originario del siglo XIV y en el destaca el bonito claustro de estilo gótico.

dubrovnik18
Claustro del Monasterio
dubrovnik19
Pinturas en el Claustro
dubrovnik25
La fachada y la torre del Monasterio

Además, es bastante curioso que en su interior alberga una farmacia conocida como Mala Braca, de 1317, que es considerada la más antigua de Croacia y una de las más antiguas de Europa. También hay un museo que a nosotros no nos llamó demasiado así que no entramos.

dubrovnik17
La farmacia del Monasterio

El claustro está abierto de 9:00 a 17:00 y la entrada cuesta 30kn. A la farmacia se puede acceder de forma gratuita y cierra a las 19:00.

A continuación paseamos por la calle Stradun, que es muy bonita, rodeada de elegantes edificios, cafeterías y tiendas. Además a ella salen un montón de estrechas callejuelas muy pintorescas. Es recomendable perderse un rato por aquí sin rumbo fijo, ya que hay muchos rincones que merecen la pena.

dubrovnik21
Callejuela en el centro de Dubrovnik
dubrovnik24
La calle Stradun
dubrovnik27
Calle Stradun con la Logia del Reloj al fondo

Callejeando venimos a dar con la Iglesia Ortodoxa Serbia. Es pequeñita pero diferente, el exterior es sencillo pero el interior es bonito.

dubrovnik23
Iglesia Ortodoxa de Dubrovnik

Volvemos a Stradun y caminamos hasta el final, donde se encuentra la plaza principal, y para nosotros el lugar más bonito de Dubrovnik (que ya es decir), la Plaza Luza.

dubrovnik33
Imagen de la Plaza Luza, con la Torre del Reloj, el Palacio Sponza y la Iglesia de San Blas

Lo primero que llama la atención es la Logia de las Campanas con su preciosa Torre del Reloj, que es visible desde toda la ciudad y que se utilizaba antiguamente para avisar de los peligros y catástrofes. Como curiosidad, son las figuras de dos niños de bronce los encargados de tañir las campanas, desde algunos puntos de la ciudad se pueden ver bastante bien.

dubrovnik34
La Torre del Reloj
dubrovnik37
Torre del Reloj desde la muralla

Justo al lado se encuentra el Palacio Sponza, otro bonito edificio del siglo XVI de estilo gótico-renacentista que fue construido como aduana de la entonces enorme potencia comercial que era la República de Ragusa. Hoy en día alberga exposiciones temporales de arte y una exposición creo que permanente sobre los efectos de la Guerra de los Balcanes en la ciudad. Merece mucho la pena entrar a echar un vistazo tanto por la exposición que pone los pelos de punta como por el edificio en sí. Además, es gratuito.

dubrovnik30
Fachada del Palacio Sponza
dubrovnik31
Exposición sobre la Guerra de los Balcanes
dubrovnik32
Patio interior del Palacio

Frente al Palacio tenemos la Iglesia de San Blas, dedicada al patrón de la ciudad. Esta iglesia barroca fue construida en el siglo XVIII para sustituir una anterior que fue destruida por un incendio. En la parte alta de la fachada principal destaca una escultura del propio San Blas sosteniendo una maqueta de lo que era la ciudad antes de que fuera prácticamente destruida por un terremoto en 1667. También hay que fijarse en sus vidrieras.

dubrovnik36
Iglesia de San Blas

Otras cosas destacadas son la Columna de Orlando, una escultura del siglo XV (la escultura pública más antigua que se conserva en Dubrovnik) que representa a un caballero medieval y simboliza la libertad de la ciudad, o la Pequeña fuente de Onofrio.

dubrovnik38
La Columna de Orlando justo delante de la Iglesia de San Blas

Nos dirigimos ahora en dirección a la Catedral. En primer lugar vemos el Palacio del Rector, que alberga un museo que no visitamos o una estatua dedicada al principal escritor de la historia de la ciudad, el renacentista Marin Drzic.

dubrovnik39
Palacio del Rector
dubrovnik40
Dani descansando en el regazo de Marin Drzic

Y justo tras la Iglesia de San Blas, buscando un sitio para tomar algo fresco damos con la Plaza Ivan Gundulic, un lugar bastante animado con un montón de terrazas. La plaza está presidida por una estatua de este poeta ragusano.

dubrovnik41
Plaza de Ivan Gundulic

Ahora sí subimos las escalinatas que llevan hasta la Catedral. Lo cierto es que es un edificio bastante sencillo, en el que destaca sobre todo su cúpula. También fue construida a comienzos del siglo XVIII ya que la anterior fue destruida por el terremoto de 1667.

La Catedral abre de 8:00 a 20:00 y la entrada es gratuita. Si se quiere visitar el tesoro, vale 10 kn y abre de 9:00 a 17:00.

dubrovnik42
Órgano de la Catedral

Ya es media tarde y cada vez se está más a gusto. Los cruceros empiezan a abandonar la ciudad y las calles se van quedando vacías. Aprovechamos para callejear un poco más en dirección hacia el mar y pasamos por una de las iglesias más bonitas de Dubrovnik, la de San Ignacio.

dubrovnik43
Altar de la Iglesia de San Ignacio

Y para finalizar vamos a acercarnos a un sitio muy chulo, se trata del Bar Buza, que básicamente es una terraza que se encuentra sobre un acantilado que da al mar, atravesando una pequeña puerta de la muralla. El sitio es genial y se tienen unas vistas espectaculares.

dubrovnik44
Descansando con vistas al Adriático

Nos sentamos a descansar un poco y a pensar cómo podemos rematar el día, y se nos ocurre volver al apartamento a coger el coche y subir hasta el Monte Srd a ver el atardecer. Este monte de poco más de 300 metros de altura se encuentra a unos 15 minutos en coche del centro, y se tienen unas vistas espectaculares de la ciudad desde arriba. Eso sí, hay que llevarse una rebequilla porque la temperatura baja bastante con respecto a la ciudad.

dubrovnik46
Vistas de Dubrovnik desde el Monte Srd

Estuvimos allí un buen rato haciendo fotos y disfrutando de la puesta de sol. Es una experiencia increíble que no todo el mundo que visita Dubrovnik suele hacer.

Tras darnos una ducha y descansar unos minutos, nos volvemos al centro para dar un paseo nocturno. Hay que decir que si Dubrovnik es bonita de día, de noche ya es espectacular. La iluminación tenue y la enorme tranquilidad que se respira le da a la ciudad un toque aún más especial y romántico. La verdad es que no te cansas de pasear y fotografiar todo, es un lugar en el que no te importaría quedarte.

dubrovnik48
Paseando por la Plaza Luza de noche
dubrovnik50
La calle Stradun
dubrovnik51
Iluminación de la Iglesia de San Blas y la cúpula de la Catedral al fondo

Este día puso punto y final a nuestra ruta de una semana por la Costa Dálmata croata. y la verdad es que difícilmente se puede poner un mejor broche a un viaje que ha superado con creces todas nuestras expectativas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s